Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Manifiesto

Víctor-j-lopez-camuñas-autor

Tengo a bien comunicaros algo acerca de El envejecer de los tiempos. Algo o algo’s. Y, más bien, me importa poco cómo escriba esto o cómo haya escrito El envejecer de los tiempos, pues no es la finalidad de mi cuento, ni de mi existencia, ni de El envejecer de los tiempos. Pero tampoco os voy a decir mucho o nada más de la finalidad de esto, pues sé que vosotros por vosotros mismos sois capaces de saberlo.

Para entender El envejecer de los tiempos hace falta en principio, mucho más que eso. Aunque, a bien, también os diré en el próximo libro una manera más corta de llegar a ello.

Bueno, sin más proemios os cuento que ha pasado algo muy bonito y muy bello de lo que yo me he dado cuenta en la corta vida que comparto con el libro y con el camino que lleva el jodido El envejecer de los tiempos.

Es de buen menester pues contaros que este escrito ha podido llegar a manos de seres que prácticamente jamás han leído algo. Que de su boca me cuentan, por supuesto, que nunca han leído un libro y sí lo van a hacer o, al menos, intentar con el mío.

Otras personas me dicen que ya me puedo sentir afortunado pues es el primer libro que se van a leer desde hace ‘lo menos doce años’.

Bò, i tant que sí, compare. Y tanto que sí señores y señoras. Y tanto que me siento afortunado. Pues ese es el máximo éxito que puede y/o que quiero que llegue a alcanzar esto.

Pues no es el éxito tal como vosotros lo conocéis ni mucho menos es la finalidad de este proyecto. Ni mi finalidad. No es la finalidad de mi vida. Para mí el éxito es otra cosa muy distinta.

Está claro que, de otra manera, este ejemplar no habría llegado a esta gente si no hubiera sido yo quien lo publicara y, a la vez, quien lo pusiera a su alcance. Sé que este tipo de lectores no se habría acercado al ejemplar de otra forma y eso es algo que me hace muy feliz. 

Esta clase de lectores a las librerías no van, ni se les llama. Y, si van, no van a encontrar prácticamente (y quizás sin el prácticamente) nada que les llame la atención como, de la misma manera, tampoco lo encuentro yo.

Si ya con esto me siento yo lleno, no podéis imaginaros cuando tan sólo yendo por la página 30 y hablando del asunto, alguien me dice que sentirse identificado ya se ha sentido con algunas frases.

O a lo que otros me cuentan que les gusta lo que escribo y cómo lo digo escribiéndome; “está muy guay lo que escribes y como te expresas” “mola mucho lo que escribes 👌. Vaya faceta oculta tenías”. «Acabo de leer tu libro, me ha encandilado!» Enhorabuena!!!

O que me digan que han puesto “un diez” a muchos trozos o textos (aunque ya lo debatiré bien con esta persona porque no me gusta nada eso de las notas), ¡¡que han subrayado cosas!! que lo van a releer, que si tengo “una fuerza brutal” que si tengo “el punto”. Me envían abrazos desde la lejanía, que si “He leído por encima. Quiero leerlo con atención, pero lo que he leído me gusta!!!! Eres un crack !!!!!”, que si les “sorprende por la tremenda madurez”, que si “Sé que eres joven!!! Pero atreverse a decir las cosas de esa manera me parece que tendemos a hacerlo a una edad más avanzada…supuestamente cuando ya notas la mochila muy cargada”, (esta no estaba en castellano, pero la traduzco) que “I les teves veritats se cauen del pes per lo franques hostes i veritables que són. Però tendim amagar tot per poder respirar millor”, (esta ya no la he traducido). Que son “escritos chulísimos”, que si les gusta porque “es diferente”. Algunos me dicen mucho bueno acerca de cómo está escrito y no se creen que lo haya escrito yo. Otra que si ha encontrado ‘reflexiones muy interesantes’. Desde Barcelona que si «además me gusta porque no pones lo políticamente correcto como se suele hacer». ¡Será porque no soy político! Bueno, una cosa que ya sé que no soy. Vamos avanzando. Vamos entrando. Y bueno, un largo etcétera. Me alegra mucho que os guste, que os dé que pensar, reflexionar y que os haga pasar buenos ratos.

Bueno, lo cierto, es que ya me he dado cuenta del todo de cuál es el lugar de mi primera recolección de escritos. Como me dijo una chica que atendía en la casa del libro del centro de esta ‘ciudad’ y dando voz a ella cuando entré allí aposta a tratar de hablar con alguien para intentar que leyera lo publicado: “No te van a leer. Lo que tienes que hacer es tener muchos seguidores en las redes sociales. Llaman a esos”. Y como yo, no considero sociales a las redes sociales y como sé que lo mío no va a ser algo como lo de esos chicos que triunfen de esas maneras y busquen el triunfo, como digo; primero, después de ese momento y después de estos otros, ya sé cuál es el lugar de mi libro.

Y ese lugar es la calle.

Que si he de ser yo quien siga distribuyendo mi libro, así lo haré, aunque alcance a una persona solamente. No necesito más motivaciones, pues no es motivación la mía, la de escribir y menos la de publicar. No quiero publicar una mierda, pero con que una persona quiera leerlo, yo se lo haré llegar. Lo haré uno a uno si hace falta. Grano a grano. Como creo que debería ser todo o, en cuanto a poco, muchas de las cosas que ya no son así. Cualquiera que necesite o que quiera de mi atención o algo de lo que yo haga, no tenga en duda que será complacido con todo mi amor y entrega. Así lo haré yo.

Mis escritos llegarán a los poblados, a los pueblos, a las caravanas, a los barrios, a las pedanías, a las casuchas, a los lugares más marginados. A las personas que lo quieran. A cualquiera de ellas. Ya lo han hecho y así lo van a seguir haciendo. Yo allí estaré y lo llevaré en mano si hace falta, como ya he hecho.

Al igual que llegarán mis palabras y mi persona, mis trabajos y mi tiempo.

Hay quien tiene El envejecer de los tiempos y ni conocía la existencia de este tipo de libros. Está claro que este ejemplar no es prácticamente como ningún libro, igual es algo fuera de todo, de todo lo que yo he visto, como mínimo. Pero me refiero a que no saben nada de gente que escribe de estas maneras. Otros que ni conocen el leer, como decía. Ahora, como ya me pasó con Mōler cuando me di cuenta de que no sólo había que publicar los productos que hacíamos, sino comunicar acerca de la sostenibilidad, las buenas prácticas, el comercio justo, la transparencia, la no esclavitud, etc., me he dado cuenta de esto. De que tienen que llegar las cosas a todo el mundo, que tienen el mismo derecho todos. Que no está bien que no conozcan, que no está bien que no sepan.

No sé muy bien o muy a fondo lo que hacen las librerías, las distribuidoras y toda esa gente, por llamarlos de alguna manera. Que ya es eso bastante insulto y falta, una de las máximas. Pero, por lo poco que llevo en este cuento, veo que no hacen absolutamente nada bueno. Lo que hacen es intentar aniquilarnos, ocultar a los que como yo somos. Visto lo visto, todos los oficios o todos los campos funcionan de la misma manera. No es muy complicado entender al mundo. Ya os cuento yo esto y os lo digo como nuevo a los que no lo sepáis. No hace falta que seáis tan masocas como yo intentando hacer o meteros en otras cosas distintas a las que ya trabajáis.

Yo seguiré poniendo mi granito de arena. No puedo hacer mucho más, pues como veis, nadie más me ayuda. Incluso sabemos ya que lo tenemos todo en contra, que empezamos con el más absoluto fracaso. Pero hoy, como decía, a bien os vengo a comunicar, que seguiré por esta utopía de camino, que continuaré dándome golpes y golpes contra todas las paredes que me cruce o que se me crucen para, alguna vez, de repente, dar con alguno de vosotros, de esos que hacéis que todo esto, de alguna manera, merezca la pena.

Pesáis mucho más.

Gracias.

 

Víctor J. López Camuñas

24-7-2018

Os dejo el texto de la contraportada de El envejecer de los tiempos que es un fragmento del libro, para que podáis acabar de entender todo esto o empezar a entenderlo:

 

9 comentarios de “Manifiesto

  1. Celia dice:

    Victor ÀNIM en la teva cruzada de desafiar estos temps tan complexes hon guanya el gran i es menjen al xicotet!!!
    Eres arrasador per dins i per fora!!!

    • victor_lopez dice:

      Sí lo hice, señor o señora. Además, terminé mucho más. Hasta una carrera universitaria hice! Y la terminé, digo! Puede ver todo lo que hice en sobre mí. Igual no cayó y escribió sin saber, pues eso parece. Aunque igual tampoco tiene mucho que ver eso con escribir un libro.

      Pero, de todas maneras, gracias por su comentario! Todo llega a sumar en este país. Hasta esto.

      Un saludo y que tenga buen día y una buena vida si no volvemos a saber el uno del otro, señor!

  2. Pingback: Acerca de Mōler por la Ecocosmopolita. 27-10-18 – Victor J. López Camuñas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies